Saltar navegación
Entrar

Sexualidad

Paz de Roda nos cuenta las claves para tener una vida sexual satisfactoria

Hablar ahora

Sexualidad

  • En el mundo de la sexualidad, incluimos todo un mundo relacional y afectivo que incluye el sexo, el deseo amoroso, los sentimientos y la relación con el otro. Esta visión más amplia es hoy en día considerada de gran importancia para una calidad de vida satisfactoria.
  • Disfrutar de la sexualidad por lo tanto es algo que todos queremos, pero no es infrecuente que aparezcan dificultades para conseguir una vida sexual satisfactoria. Esto genera en las personas que las sufren sentimientos como culpa, angustia o vergüenza.
  • La terapia sexual es muy útil cuando hay un mal funcionamiento en las conductas sexuales. Es eficaz cuando el problema no tiene un origen físico y como complemento a la intervención médica si este fuera el caso.

Tipos de disfunciones

Las dificultades en la relaciones sexuales se llaman disfunciones y existen diferentes tipos con características concretas.

Deseo

Deseo

Falta de deseo o rechazo a cualquier contacto sexual. Esta disfunción se puede deber a la edad, el embarazo, medicación o trastornos de ansiedad entre otros.
Orgasmo

Orgasmo

En los hombres esta disfunción consiste en la falta de control voluntario sobre el reflejo eyaculatorio. En las mujeres consiste en la dificultad para llegar al orgasmo.
Dolor sexual

Dolor sexual

En este caso el intercambio sexual es doloroso, debido a una lubricación insuficiente o a la aparición de espasmos involuntarios de los músculos de la vagina que impiden la penetración.
Excitación

Excitación

Dificultad para llegar a un nivel de excitación adecuado que permita tener una relación sexual satisfactoria. En ocasiones va acompañado de sensaciones genitales ausentes o reducidas y de falta de respuesta a la estimulación sexual.

¿Qué puede causar una
disfunción?

Existen diferentes causas que generan una mala vida sexual, su análisis y correcta detección son fundamentales para un tratamiento eficaz. Las causas de las que vamos a hablar no son excluyentes, siendo posible en algunos casos su aparición conjunta.
  • Origen psíquico: las disfunciones pueden estar causadas por algún miedo, trauma o sentimiento de vergüenza o culpa. Son factores a tener en cuenta en el tratamiento la falta de confianza, problemas de comunicación con la pareja e incluso períodos de estrés, ansiedad o depresión.
  • Origen físico: por ejemplo ciertas enfermedades como diabetes o esclerosis, deficiencias hormonales, fallos en varios sistemas orgánicos, consumo de drogas, problemas en tiroides o algún otro desorden endocrino, enfermedades congénitas, problemas de riego sanguíneo, problemas de espalda y daños nerviosos.