Saltar navegación

Cómo adaptarse al vacío de una perdida y seguir adelante.

¡Hablemos!

¿Qué es el duelo?

El duelo es el proceso de tristeza y adaptación ante una pérdida importante.

La aceptación de esa pérdida en ocasiones es un proceso automático pero otras veces nos cuesta o no lo conseguimos, dando lugar a un duelo complicado e incluso patológico.

El proceso de duelo es muy importante para adaptarnos a la nueva situación que nos toca vivir. Es necesario ir asumiendo los cambios que se producen en nosotros y en nuestro entorno después de una pérdida.

¿Cómo afecta el duelo?

En el proceso de duelo es normal que aparezcan síntomas como los siguientes:

A nivel emocional: tristeza, soledad, ansiedad, enfado.
A nivel físico: falta de aire, vacío en el estómago, debilidad muscular, falta de energía.
A nivel cognitivo: incredulidad, confusión, preocupación, alucinaciones.
A nivel conductual: llorar, soñar con el fallecido, aislamiento social, problemas de sueño.

¿Cuánto tiempo dura el duelo?

No se puede conocer la duración del duelo para una persona en concreto ya que las pérdidas no son comparables y las personas que las sufren tampoco.

Las fases son:
Negación: es el mecanismo de defensa que utiliza la persona.
Ira: rebelión sobre lo que nos rodea.
Negociación con la realidad: se intenta pactar con aquello que creemos que nos puede salvar (Dios, la vida).
Depresión: aquí ya se es consciente de lo que implica la pérdida, encontrando la forma de expresar su angustia o necesitando ayuda para superarlo.
Aceptación: No se llega a la felicidad pero se hace las paces con la pérdida.