Cómo desconectar en tus vacaciones

¿Sabías que alrededor de un 40% de los trabajadores en nuestro país no son capaces de desconectar y disfrutar al máximo de sus vacaciones? ¿Sabías que son los menores de 25 años aquellos más estresados, y a los que más les cuesta desconectar y descansar en su tiempo libre? Y, ¿sabías que el teletrabajo ha supuesto una dificultad añadida a la hora de desconectar de las obligaciones laborales? Así lo afirman recientes encuestas sobre desconexión laboral.

¿Te encuentras tú dentro de este grupo de personas que encuentra dificultades a la hora de “cerrar el chiringuito” y descansar? Si es así, no te preocupes: como habrás leído ya, no eres el único. Por eso, te ofrecemos una serie de recomendaciones para que puedas disfrutar al máximo de esos días de descanso que tanto estabas esperando.

Gestiona el estrés y disfruta plenamente de tus vacaciones con la ayuda de un psicólogo

Las vacaciones, un derecho fundamental de los trabajadores

Las vacaciones son necesarias para el bienestar físico y psicológico de los trabajadores, tanto es así, que el derecho a las vacaciones se encuentra recogido en el artículo 40 de la Constitución Española y en el artículo 38 del Estatuto de los Trabajadores, donde se establecen las condiciones, los derechos, y los deberes de los trabajadores con relación a sus puestos de trabajo y a sus días libres. 

En esta línea, con la llegada de las diversas herramientas tecnológicas destinadas a fines laborales, muchos trabajadores se ven en la obligación de estar siempre disponibles y localizables en sus dispositivos electrónicos para sus trabajos, incluyendo fines de semana y períodos vacacionales. 

Relacionado con esto, la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal y Garantía de los Derechos Digitales del 5 de diciembre de 2018, establece en su artículo 88 el derecho a la desconexión digital en el ámbito laboral del siguiente modo:

Los trabajadores y los empleados públicos tendrán derecho a la desconexión digital a fin de garantizar, fuera del tiempo de trabajo legal o convencionalmente establecido, el respeto de su tiempo de descanso, permisos y vacaciones, así como de su intimidad personal y familiar”.

Por tanto, el derecho a las vacaciones se extiende también al área digital e implica la no obligatoriedad de estar disponible o localizable en el periodo vacacional. 

Las vacaciones como posible fuente de estrés

Seguramente si echas la vista atrás y haces memoria, puedas recordar que para ti las vacaciones han supuesto una fuente de estrés en algún momento, y esa fuente de estrés puede estar generada por diversos factores, entre los que destacan los siguientes:

  • El planear durante todo el año el periodo vacacional puede resultar en la generación de unas expectativas difíciles de cumplir
  • El desconocimiento sobre los derechos de los trabajadores expuestos unas líneas más arriba puede ocasionar que no consigas desconectar al 100% del trabajo.
  • Los pensamientos anticipatorios sobre los pocos días de vacaciones, o incluso la vuelta al trabajo pueden generar un gran malestar.
  • La dificultad para disfrutar del descanso y del momento presente pueden interferir en el desarrollo de tus vacaciones.
  • La dificultad para desconectar de las pantallas (móviles, tablets, ordenadores, etc) puede hacer que sigas enganchado al trabajo en tus días libres.
  • La sensación de tener que llenar todos los espacios de actividades, experiencias, etc. para aprovechar cada segundo de las vacaciones, puede hacer que apenas haya tiempo para el descanso, o, por el contrario, la inactividad total física y mental puede hacer que no disfrutemos del tiempo libre. La clave, como ocurre habitualmente, está en el equilibrio. 

Todos estos factores estresantes pueden hacer que, en lugar de experimentar las vacaciones como un periodo agradable de desconexión y descanso, nos hagan sentir mal tanto a nivel físico como mental. 

Por qué me cuesta desconectar 

Si las vacaciones son “el momento más ansiado” del año, ¿por qué nos cuesta tanto desconectar y disfrutar de ellas cuando llegan? Además de los factores estresantes anteriormente mencionados, se suman otros factores relacionados con el funcionamiento del cerebro y el cuerpo que explicamos a continuación.

En nuestro día a día en nuestros puestos de trabajo, normalmente atravesamos por numerosas situaciones que generan ansiedad y estrés, lo que hace que vivamos en una dinámica de estrés sostenido o mantenido en el tiempo. Esto hace que nuestra mente mande señales constantes a nuestro organismo para mantenerlo alerta y preparado para hacer frente a esas situaciones. Cuando llega el período vacacional, esta activación tiene que reducirse de 100 a 0 en muy poco tiempo, lo cual cortocircuita a nuestro cerebro, actuando como un embudo a través del cual es muy complicado canalizar o gestionar todo el exceso de activación. 

¿Qué podemos hacer para reducir esta activación?

  • Realizar ejercicios de relajación física: respiraciones profundas, relajaciones musculares, ejercicio físico, etc.
  • Realizar ejercicios de relajación cognitiva: visualizaciones guiadas, ejercicios de mindfulness, autoinstrucciones, manualidades, etc. 

Con estos sencillos ejercicios ayudarás al cerebro a canalizar la sobreactivación y reducirás la probabilidad de aparición de la sensación de tener que estar haciendo cosas productivas constantemente, lo que hará que te sientas mejor y disfrutes más de tu tiempo libre. 

Tips para desconectar y disfrutar de las vacaciones

Antes de las vacaciones

  • Organiza y planifica tu trabajo para poder dejarlo todo hecho antes de irte de vacaciones. En caso de que haya tareas que puedas abordar a la vuelta de vacaciones, anótalas en una lista junto a la información de cuándo realizarás dichas tareas. Aún así, intenta adelantar todo lo que puedas dentro de tu horario laboral, ya que, de otro modo, la sensación de tener tareas pendientes te dificultará el proceso de desconexión y aparecerán en modo de pensamientos negativos muy molestos que no te dejarán experimentar al máximo tus vacaciones. 
  • Prepara tus vacaciones escribiendo en una lista las actividades imprescindibles que te gustaría realizar teniendo en cuenta el tiempo que tienes para ello. No es lo mismo tener un mes de vacaciones seguido, que dos semanas, o una semana. Organiza tu tiempo teniendo en cuenta tu espacio de ocio personal y tu espacio de ocio social (amigos, pareja, familia, etc.), y reserva tiempo exclusivo para el descanso y la desconexión

Durante las vacaciones

  • Desconéctate de las pantallas, o, al menos, de todas aquellas aplicaciones o plataformas que te conecten con el trabajo. Silencia las notificaciones o cierra sesión en las cuentas corporativas para poder desconectar al 100%, y no las abras hasta que se termine tu período vacacional. 
  • Practica la atención plena centrada en el presente para disfrutar de tus vacaciones. Es decir, si en algún momento percibes que estás viajando al futuro (vuelta al trabajo, tareas pendientes, etc.), tráete de vuelta al presente centrando tu atención en el “aquí y ahora”, y utiliza los cinco sentidos para experimentar las actividades que estás realizando.
  • Vigila tus pensamientos, que pueden llevarte de nuevo al trabajo o a las tareas pendientes que te han quedado por hacer. Por el contrario, lleva tus pensamientos a tus vacaciones: pensar en qué es lo que más te ha gustado hasta el momento, qué cosas te gustaría hacer, o qué actividades te han divertido más, por ejemplo, te ayudará a mantener a raya tus pensamientos laborales.
  • Sé compasivo.  Si en algún momento dedicas parte de tu día a descansar, permítetelo y entiende que también necesitas tus momentos de relax y calma. 

Vuelta a la rutina

  • Tómate un par de días entre tus vacaciones y la vuelta a la rutina para gestionar el síndrome postvacacional, para retomar hábitos del día a día, como el sueño o la alimentación, y adaptarte al cambio. Puedes experimentar bajo estado de ánimo, irritabilidad, desmotivación y malestar generalizado. Céntrate en experimentar, validar y gestionar tus emociones.
  • Realiza la vuelta a la rutina de forma progresiva dentro de lo posible. Por ejemplo, puedes elegir volver de vacaciones a mitad de semana para adaptarte poco a poco a la nueva situación, o puedes dosificar la carga de trabajo los primeros días tras la vuelta. 
  • Realiza un ejercicio de gratitud tanto de tus vacaciones como de la vuelta al trabajo. Intenta encontrar aspectos positivos en cada área y escríbelos en una lista. 
  • Planea pequeños momentos de ocio, descanso y desconexión en tu día a día, tanto en tus días laborables como en tus días libres.

Las vacaciones son necesarias para el bienestar psicológico y físico de los trabajadores, sin embargo, pueden suponer una fuente de estrés si no se gestionan de una manera adecuada. 

Conocer qué factores pueden hacer que percibas tus días libres como algo negativo, y cómo funcionan la mente y el cuerpo cuando queremos desconectar, es fundamental para prevenir la aparición del malestar asociado a las vacaciones. Por otro lado, conocer tus derechos como trabajador y aplicar las diversas técnicas para desconectar y disfrutar de las vacaciones, te ayudará a experimentar plenamente este momento del año tan esperado.

Recuerda que es necesario practicar cada una de las técnicas para poder interiorizarlas, automatizarlas, e incorporarlas a tu “caja de herramientas”. 

En TherapyChat contamos con profesionales que podrán ayudarte a gestionar el estrés y poder disfrutar plenamente de tus vacaciones.

Artículos relacionados

saber-comunicarme-en-mi-puesto-de-trabajo

Por qué es importante saber comunicarme en mi puesto de trabajo 

consejos-para-primeras-citas

Consejos para primeras citas

depresion-o-tristeza-sus-principales-diferencias

Depresión o tristeza, sus principales diferencias

Descarga nuestra aplicación

4,6/5
4.6/5

Sabemos que dar el paso para empezar a cuidarte no siempre es fácil. Por ello, esta semana te ofrecemos un 20% de descuento en tu primera suscripción. Usa el código: PLAN20

¿Quieres recibir una dosis semanal de psicología?

Recibe semanalmente el mejor contenido, información, curiosidades y consejos acerca de diferentes áreas de psicología

Suscríbete a nuestra newsletter

Al hacer clic en el botón “Suscribirme” manifiestas que has leído y aceptado nuestra Política de Privacidad y Cookies