Saltar navegación

Identificar y afrontar los síntomas de la ansiedad.

¡Hablemos!

¿En qué consiste la ansiedad?

La ansiedad es la excesiva preocupación por los peligros del futuro de una forma continuada en el tiempo y sin función adaptativa.

El estrés se produce cuando el organismo siente la necesidad de prepararse de antemano a los retos que vienen. Cuando se produce en el momento apropiado, es un componente positivo ya que nos puede ayudar a superarlos, por eso un cierto grado de ansiedad es razonable.

El problema aparece cuando la ansiedad es desproporcionada, dificultando las actividades normales de la persona y provocando un deterioro del funcionamiento psicosocial y fisiológico.

¿Qué situaciones generan ansiedad?

Cambios vitales significativos como un despido laboral, un embarazo, una mudanza, situaciones que sin llegar a ser traumáticas pueden producir ansiedad.

Hechos traumáticos, como puede ser un accidente de tráfico, una violación, un atentado o un incendio. Es lo que se conoce como trastorno de estrés postraumático y puede llegar a permanecer durante meses o años.

Causas genéticas, ya que existe una variante genética que se considera factor de predisposición.

El consumo de sustancias estupefacientes, o incluso para algunas personas, el consumo de cafeína o teína.

¿Como puedo superar la ansiedad?

Para combatir a un enemigo, la clave reside en conocerlo bien. La ansiedad permite estar alerta ante posibles peligros. En dosis justas, es natural y lógica.

Te preguntarás: ¿cómo controlar la ansiedad con la ayuda de un psicólogo? En principio, hablar de lo que sucede contribuye a afrontar que ocurre algo que debe ser solucionado. Un psicólogo trabaja con la palabra y, a partir de ella, logra la modificación de conductas, patrones de pensamiento y más actitudes.

¿Tengo ansiedad?

Cada persona sufre la ansiedad de una forma diferente, sin embargo existen síntomas más frecuentes que te pueden ayudar a saber si estás padeciendo este problema.

Síntomas físicos: palpitaciones o taquicardias, opresión en el pecho, dificultad para respirar, tensión muscular.
Síntomas psicológicos: agobio y angustia, miedo a perder el control, miedo, deseo de llorar.