Saltar navegación

Cómo superar el miedo al ataque de agorafobia.

¡Hablemos!

¿En qué consiste la agorafobia?

La agorafobia es el miedo a estar en lugares o situaciones donde puede ser difícil o embarazoso escapar o donde pueda resultar complicado disponer de ayuda.

Existe una gran variedad de situaciones temidas que las personas con agorafobia acaban evitando por las reacciones que desencadenan. Algunos ejemplos comunes son: cines, teatros, supermercados, grandes almacenes o ascensores.

También situaciones como viajar en autobús, tren, avión o barco, andar por la calle, quedarse solo en casa, estar lejos de casa, conducir o viajar en coche.

La agorafobia suele comenzar con un nivel de ansiedad que va creciendo en intensidad hasta convertirse en un ataque de pánico.

Síntomas de la agorafobia

La agorafobia tiene como síntoma principal al miedo, y éste puede manifestarse de diferentes maneras, entre ellas:

Miedo a quedarse solo.
Miedo a estar en sitios en los que podría tener dificultades para salir.
Miedo a perder el control en lugares públicos
Sensación de distanciamiento del entorno e incremento de dependencia con otras personas.
No salir de casa durante períodos prolongados de tiempo.
Empezar a creer que el cuerpo, el ambiente y las cosas que ocurren alrededor son irreales.

¿Qué es el miedo al miedo?

El miedo inicial se convierte en miedo a pasar mucho miedo después de un primer episodio desagradable.

El que sufre agorafobia tiene miedo a aquellas situaciones en las que puede producirse un ataque de pánico. Suele surgir normalmente en situaciones temidas y como consecuencia a las reacciones corporales producidas por el calor, el hambre, la fatiga o el estrés.

Estas reacciones desencadenan a su vez otras como debilidad en las extremidades o tensión, generando más malestar.